Interior

Consejos ante las alergias primaverales

Hace unas semanas que comenzó la primavera, y como todos los años, además del sol y el buen tiempo, ha traído un incremento importante de los casos de alergia primaveral. Aproximadamente un 15% de la población se verá afectada en los meses próximos.

Estornudos, congestión y aumento de secreción nasal, conjuntivitis con lagrimeo importante y picor de garganta, nariz, paladar y de oídos, son los síntomas que pueden sufrir las personas que sufren alergia primaveral o también llamada “polinosis”. En casos más complicados también puede aparecer asma.

El culpable de estas alergias es el polen, partículas de tamaño microscópico que están en las plantas y que se diseminan a través del aire. Por eso, en días secos y con más viento, los síntomas alérgicos se agudizan y en días nublados o con lluvia disminuyen.

El tratamiento para esta afección se basa en evitar el contacto con el alérgeno, aunque en algunos casos es necesario también un tratamiento farmacológico, que siempre, debe ser prescrito por el/la médico/a.

Evitar el contacto con el polen es complicado, ya que en días con mucha concentración del mismo, está por todas las superficies y suspendido en el aire. Sin embargo, siguiendo los consejos que aparecen a continuación, se puede disminuir mucho el contacto:

  • Consultar las concentraciones de polen de las Redes de Estaciones de Aerobiología (En el País Vasco: EUSKALMET Agencia Vasca de Meteorología- www.euskalmet.euskadi.net).
  • En días de alta concentración de polen en el ambiente hay que evitar las salidas por el campo o por zonas con mucha vegetación. Así mismo, evita la manipulación de plantas de tu terraza o jardín.
  • Las horas en las que se acumula mayor cantidad de polen en el ambiente es a primera hora de la mañana y a última de la tarde, por lo que hay que evitar hacer actividades al aire libre y tener las ventanas abiertas durante esas horas.
  • Utiliza gafas de sol en la calle para evitar el contacto directo del polen con los ojos.
  • Si viajas, hazlo con las ventanillas del coche subidas para evitar que entre aire del exterior al habitáculo. También se pueden instalar filtros en el aire acondicionado del vehículo pero hay que cambiarlos frecuentemente.
  • Evitar tender la ropa en el exterior de la vivienda, para que no sirva de vehículo de transporte de las partículas de polen al interior.
  • Tú también puedes ser portador de polen por lo que dúchate y cámbiate de ropa al llegar a casa.
  • Al limpiar la casa, utiliza el aspirador para evitar remover los depósitos de polen que puede haber en la vivienda.
  • Acude al/a la médico, ante cualquier duda o empeoramiento de los síntomas para que te paute tratamiento si es necesario. Evita automedicarte.