Una exigencia en eventos e instalaciones para evitar riesgos

La legislación vigente, a través de la Norma Vasca de Autoprotección (Decreto 277/2010), establece la obligatoriedad de que determinadas instalaciones, actividades industriales y eventos dispongan de un Plan de Autoprotección en el que se identifiquen los riesgos principales, y se establezcan medidas dirigidas a reducirlos o eliminarlos. Además, el Plan debe incluir procedimientos de respuesta ante posibles emergencias, incluyendo las medidas y actuaciones a desarrollar, y la forma de alertar al resto de servicios de urgencias.

En el caso de los espectáculos públicos y las actividades recreativas el Plan de Autoprotección es necesario cuando, en espacios cerrados o estructuras cerradas eventuales, el aforo sea superior a 300 personas, o el edificio tenga una altura de evacuación igual o superior a 28 m. En eventos al aire libre siempre que la capacidad o aforo sea igual o superior a 10.000 personas. Su falta puede hacer que las autoridades desautoricen o impidan la celebración de del evento, amén de adoptar otras medidas.

La elaboración de estos planes, además, ha de ser realizada por personal técnico competente acreditado por la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, regulado mediante la Orden de 3 de agosto de 2012.

En este sentido, DYA dispone no sólo de personal debidamente acreditado para la elaboración de estos planes, sino que acumula décadas de experiencia en la planificación y cobertura de eventos de todo tipo, contando con recursos técnicos y humanos cualificados para actuar ante cualquier contingencia.

¡Asesórate sin ningún compromiso! Sólo tienes que llamar al 943 46 46 22, o enviarnos un correo electrónico a zerbitzuak@DYAgipuzkoa.com