Historia

José Antonio Malo y Rafael Cañada se conocieron accidentalmente mientras el segundo circulaba por nuestra provincia con un vehículo de DYA Bizkaia. Rafael le explicó en qué consistía el proyecto, y en la cabeza de José Antonio empezó a forjarse una idea: ¿por qué no crear una DYA en Gipuzkoa?

Se reunió con el Dr. Juan Antonio Usparitza, su fundador, y no se lo pensó más. Era una época en la que los traslados sanitarios se hacían en vehículos particulares que lucían un pañuelo blanco por la ventanilla, y la “loca” idea de formar socorristas y crear una red de ambulancias parecía un sueño lejano… y tentador.

Historia accidente rescate

Un artículo del 21 de junio de 1973 publicado en “La Voz de España” titulado “En Guipúzcoa se va a crear una Asociación de Ayuda en Carretera”, y un baile benéfico en la antigua sala de fiestas “La Cabaña”, de Arroa, con una recaudación de 17.800 pesetas, pusieron la primera piedra. Poco después el primer Presidente de la Asociación —D. José Luis Barrero Garrido— y su Junta conseguían que la Caja de Ahorros Provincial (hoy Kutxabank) cediera la primera ambulancia, a la que siguieron una segunda donada por la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, un coche taller y una caseta en el Alto de Orio como puesto de carretera.

Poco a poco la Asociación fue creciendo. Y lo hizo, como hoy, gracias a la colaboración del pueblo guipuzcoano. Las donaciones se solicitaban por medio de cuestaciones anuales, y se llevaban a cabo campañas de captación de socios/as. Y todo cuanto se conseguía se invertía en adquirir nuevos vehículos con los que prestar más ayuda.

En la década de los ochenta, y con el Dr. Eduardo Tamayo como Presidente, DYA se consolidó como una institución apreciada y reconocida. La asistencia se extendió por todo el territorio, se equiparon las primeras unidades de rescate en carretera, vehículos especiales de coordinación de urgencias y catástrofes, unidades para el rescate acuático y de montaña, un centro coordinador, y una red de repetidores para garantizar las comunicaciones entre todos los recursos. También se impulsó la impartición de cursos de socorrismo por toda la provincia, y el número de voluntarios/as superó los/as 350.

Primera ambulancia Dya

Su teléfono de atención de urgencias, el 46.46.22, y el color amarillo de sus vehículos pasaron a ser sinónimo de ayuda y auxilio, de un voluntariado preparado y dispuesto, y de la tecnología más avanzada al servicio de la emergencia.

Hoy la Asociación cuenta con más de 240 voluntarios/as, y más de 25.000 socios/as colaboradores/as que, con sus aportaciones económicas, hacen posible la labor social que se lleva a cabo.

Asistencia urgente, bienestar social, formación sanitaria, prevención de accidentes, vigilancia en playas, rescate, ayuda humanitaria… La historia de DYA Gipuzkoa es una historia viva. Y tú puedes ayudarnos a escribirla. ¿Te animas?